Trucos para quitar el hipo

Existen pocas reacciones del cuerpo más incomodas que tener hipo, no puedes alcanzar a decir una frase completa porque aparece el popular sonido de “Hip”. El hipo se caracteriza por ser un movimiento espontáneo del músculo que se encuentra ubicado en la parte inferior del pecho, específicamente, debajo de los pulmones, llamado diafragma.



El diafragma es el encargado de filtrar el aire que entra por la nariz y la boca, con función de abrir y cerrar las cavidades internas del cuerpo para permitir el paso del aire. El hipo se refleja como una serie de espasmos que son producidos por el cierre súbito de las cuerdas bucales.


Tipos y causas del hipo


Las causas del hipo son variadas y de lo más comunes, pero en su mayoría, al provocarse la irritación del diafragma, se expone al organismo a estos espasmos. Algunas causas probables del hipo son: comer muy apurado, el exceso de comida, algún estado de nervios elevado y más severamente, tener el estómago y la garganta sometido a alguna afección.

Los tipos del hipo existentes en la actualidad se dividen en 3. Comenzando por el tipo agudo, llamado “Hipo Transitorio”, que dura desde minutos hasta más de 40 horas. Seguido por el “Hipo Persistente”, es aquel que dura desde más de 40 horas hasta 1 mes, y por último, el “Hipo Incurable”, el cual tiene una duración de más de 2 meses.

Afortunadamente el más común de presentarse es aquel hipo que dura solo minutos u horas, y existen remedios caseros que sirven para curarlo, como algunos mostrados a continuación.

Tomar agua con pitillo 


Una forma que no tiene demostración científica, pero que realmente funciona, es tomar agua de un vaso o recipiente tapándose los oídos, la nariz y succionando por la boca. Este método es bastante eficaz en niños pequeños y personas jóvenes, en adultos requiere de varios intentos.

Tomar agua estando recostado


Este remedio casero, consiste en llenar con agua un vaso cualquiera o hasta una taza grande con agua hasta un poco más arriba de la mitad. Después, pasar a recostarse sobre un mueble o una cama y proceder a tomar un par de sorbos colmados de agua, sin derramarla, luego enderezarse. Puede que al primer intento no se vaya, pero basta con tratar una segunda vez estando acostado para notar la efectividad del método.

Tragarse una rodaja de limón 


El método consiste sencillamente en picar una rodaja de limón y agregar si se prefiere un poco de azúcar para mitigar el sabor, luego morderlo y tragarse el jugo completamente, lo cual producirá una respuesta inmediata en el diafragma, eliminando el hipo.

Comer mantequilla de maní 


Esta solución funciona sirviendo una cucharada de mantequilla de maní o mantequilla de almendras dentro de la boca y retenerla durante algunos momentos, luego proceder a tragarla. La mantequilla resbalando por la garganta produce un efecto lubricador que contribuye a la supresión de los espasmos e hipo.

Respirar profundamente


Otra forma de curar el hipo en casa, puede ser respirar hondo y retener el aire dentro de los pulmones, la mayor cantidad de aire posible, durante el mayor tiempo posible. De forma que el diafragma se abra y se cierre, retomando su función normal.

Fuente: Los mejores trucos para quitar el hipo